El pago de intereses por parte de nuestra aseguradora

Introducción

La Ley obliga a la aseguradora a abonar intereses sobre la indemnización que debe abonar a la víctima del accidente, da lo mismo que dicha indemnización sea por daños personales o por daños materiales. Esta obligación esconde una garantía legal a favor del perjudicado. La Ley, conociendo que existe una desproporción entre los medios y conocimientos de una parte y de otra en un accidente, se pone de parte de la parte más débil. La Ley no quiere que la aseguradora pueda presionar al perjudicado con un pago tardío, o que pueda desobedecer las obligaciones a las que se ha comprometido, para ello establece unos mecanismos que incrementan sustanciosamente las cuantías que deberá abonar la aseguradora en caso de impago o retraso en el abono de la indemnización, cuantías y razones para imponer estos recargos que enumeraremos a continuación.

¿Cuándo debe empezar a pagar intereses nuestra aseguradora?

Como ya hemos comentado, la Ley quiere que la aseguradora pague, y que pague cuanto antes mejor, por ello establece un margen de tiempo ciertamente pequeño para que esto suceda.

En primer lugar, hemos de pensar que se dispone, por parte del asegurado, de un plazo de siete días para comunicar a la aseguradora la existencia del siniestro, a partir de aquí se deberá de presentar una reclamación, para la que si bien no se establece un plazo concreto hemos de tener en cuenta que se produce la prescripción de la acción en el plazo de un año, por lo tanto no se puede uno relajar en demasía. A continuación, se realizará la reclamación, bien por el perjudicado, bien por el abogado del mismo. Esta reclamación deberá ser respondida por una oferta motivada por parte de la aseguradora, oferta motivada que deberá contener una série de requisitos, que se establecen en los puntos tercero y cuarto del artículo 7 de la LRCSCVM. A los tres meses desde la recepción de esta reclamación por parte de la entidad aseguradora, esta deberá presentar la oferta motivada de indemnización, que hemos dicho con anterioridad, o bien una respuesta motivada explicando las razones por las que la deniega.

¿Tienes dudas?

Llámanos, seguro que podemos ayudarte

En el caso que en estos tres meses no se haya producido esta oferta, o bien se haya presentado fuera de plazo, se producirá la mora de la entidad aseguradora, por lo que tendrá que satisfacer al perjudicado unos recargos sobre la indemnización debida. Intereses de mora en indemnizaciones.

Así en el supuesto que estemos hablando de unos daños personales de difícil cuantificación sobre los que todavía no se pueda realizar una valoración económica de forma exacta, y que deban de sufrirse durante más de tres meses por dicho perjudicado, no se impondrán estos intereses de demora, sin perjuicio que el órgano jurisdiccional competente se pronuncie sobre la suficiencia o no de la cantidad ofrecida y consignadaI

Intereses indemnización accidente. Tampoco se impondrán intereses en el caso de un procedimiento penal que acabe con una sentencia absolutoria, o bien se resuelva en dicha resolución que se debe de devolver la suma consignada.

¿Cuánto debe pagar nuestra aseguradora por el retraso en la indemnización?

Cálculo de indemnización por mora

En el caso que la entidad aseguradora no haya procedido a cumplir con sus obligaciones legales y haya entrado en mora, se estará a lo que dispone la Ley del Contrato de Seguro, que en su artículo 20 establece los siguientes recargos:

  1. Durante los dos primeros años se deberá abonar el interés legal del dinero en el momento en que se devengue, incrementado en un cincuenta por ciento. Por lo tanto, si el interés legal del dinero en la fecha en que sucedió el accidente es de un 3,5%, se le deberá incrementar en un 50% más, lo que nos dará una cuantía de 5,25%.
  2. Una vez que han pasado ya estos dos años, se entiende que se está produciendo un retraso injustificable, por lo que la ley establece que los intereses que se establezcan no podrán ser inferiores al 20%.

Todo lo anterior estimula a las aseguradoras a abonar las indemnizaciones en el plazo legal establecido, para que el perjudicado se vea satisfecho en las cantidades que le son adeudadas. En cuanto al momento en el que empieza la mora, se debe estar al momento en que sucede el accidente, salvo que se comunique el accidente más tarde de los siete días preceptivos, en cuyo caso se deberá contar desde dicha comunicación.

Conclusión

Como acabamos de ver, el incumplimiento de las obligaciones legales que se establecen en favor del perjudicado, por parte de las aseguradoras, viene aparejado con graves recargos pecuniarios para estas, lo que les anima a realizar las propuestas y pagos en el tiempo establecido para ello. De lo contrario, al estar en una situación más frágil aquella persona que ha sufrido el accidente, y que además ha podido perder su trabajo, su fuente de ingresos, etc… se podrían llevar a cabo graves abusos por dichas entidades, siendo estos breves plazos que se establecen para el pago una garantía de los asegurados.

Si lo prefieres también puedes contactar con nosotros mediante este formulario


    *Campos obligatorios

    El registro de la web implica la aceptación de su Política de Privacidad.